Narcisisme del nas

El segle de les llums, 1967 —René Magritte—

El segle de les llums, 1967 —René Magritte—

El narcisismo del arte abandonado a los dominios del arte, en el fondo un narcisismo muy burgués y muy siglo XIX, ha dejado también muchos lastres pesadísimos en manos de las infanterías literarias. Irrita ver el desparpajo de los que dicen romper el lenguaje, desestabilizar los géneros, despreciar los gustos, entretenidos muy a su sabor con ellos mismos, tal vez porque desconocen ese humilde laboreo artesanal de la literatura destinada a gustar, a dar satisfacciones y a sentirse querida. Hay proyectos que llevan consigo el moscardón del aburrimiento, hay novedades insufribles, rupturas que no crean nada, composiciones rarísimas que nada aportan y que le hacen a uno recordar con melanconía los poemas escritos con abundancia de corazón y las novelas de buen estilo, con sus planteamientos, sus nudos y sus desenlaces.

¿Por qué no es útil la literatura? / Luís García Montero, Antonio Muñoz Molina. Madrid : Hiperión, 1994. Pág.23

Avui, per començar la setmana, un microrelat i dos quadres

Perspective: Madame Recamier by David —René Magritte—

Madame Recamier de David, 1949 —René Magritte—

Madame Récamier, 1800 —Jacques-Louis David—

Madame Récamier, 1800 —Jacques-Louis David—

Gustos Particulares
Juan Rodolfo Wilcock

Entre las extrañas prácticas a las que deben exponerse las prostitutas inglesas para satisfacer los gustos imprevisibles de ciertos clientes, se recuerda este caso: un señor a quien poco antes se le había muerto la mujer hacía llamar una muchacha atractiva, la vestía con un camisón, le daba un rosario, una Biblia y una palanca, y le ponía una corona de rosas en la cabeza; después la hacía tenderse en un ataúd, clavaba la tapa y salía de la habitación: la muchacha debía abrir el ataúd con ayuda de la palanca, y entonces podía volver a casa.

Avui, per encetar la setmana, un microrelat

Ceci n'est pas une pipe —René Magritte—

Ceci n'est pas une pipe —René Magritte—

El grafógrafo (1970)

Salvador Elizondo

Escribo. Escribo que escribo. Mentalmente me veo escribir que escribo y también puedo verme ver que escribo. Me recuerdo escribiendo ya y también viéndome que escribía. Y me veo recordando que me veo escribir y me recuerdo viéndome recordar que escribía y escribo viéndome escribir que recuerdo haberme visto escribir que me veía escribir que recordaba haberme visto escribir que escribía y que escribía que escribo que escribía. También puedo imaginarme escribiendo que ya había escrito que me imaginaba escribiendo que me veo escribir que escribo.