Portugal i José Saramago

saramagoPortugal és la segona selecció de l’equip G del Mundial del Futbol que comença dijous. Hem triat José Saramago (16 de novembre de 1922 –  18 de juny de 2010) com al seu representant. Va ser el primer escriptor portuguès guardonat amb el Premi Nobel de Literatura l’any 1998.

Saramago és un autor compromès que a través dels seus escrits denuncia els mals de la societat.

La vida d’aquest lúcid novel·lista, poeta, periodista i dramaturg i la de la seva dona Pilar del Río, periodista i traductora de les seves obres, va ser reflectida pel  realitzador portuguès Miguel Gonçalves Mendes en el documental José y Pilar.

Us deixem amb un poema seu:

El beso

Hoy, no sé por qué, el viento ha tenido un
hermoso gesto de renuncia, y los árboles han
aceptado su quietud.
Sin embargo (y es bueno que así sea) una guitarra
organiza obstinadamente el espacio de la soledad.
Acabamos sabiendo que las flores se alimentan en
la fértil humedad.
Ésa es la verdad de la saliva.

 

A Ciegas de Fernando Meirelles, la crítica de Joan Millaret Valls

A ciegas —Julianne Moore—

A ciegas —Julianne Moore—

JOAN MILLARET VALLS

Fitxa tècnica. Direcció: Fernando Meirelles. Guió: Don McKellar a partir novel•la Assaig sobre la ceguesa de José Saramago. Productors: Niv Fichman, Andrea Barata Ribeiro i Sonoko Sakai. Fotografia: César Charlone. Decorador: Tulé Peake. Música: Marco Antonio Guimaraes/Uakti. Muntatge: Daniel Rezende. Títol original: Blindness. Durada: 118 minuts.
Fitxa artística. El metge: Mark Ruffalo. La dona del metge: Julianne Moore. La dona de les ulleres fosques: Alice Braga. El primer cec: Yusuke Iseya. La dona del primer cec: Yoshino Kimura. El lladre: Don McKellar. L’home de la bena negra: Danny Glover. El nen: Mitchell Nye. El “Rei” del pavelló tercer: Gael García Bernal.
El director brasiler Fernando Meirelles ha estat el responsable de l’adaptació cinematogràfica de l’obra literària Assaig sobre la ceguesa de l’escriptor portuguès José Saramago nascut el 1922. Aquesta peça escrita i publicada el 1995 va esdevenir aviat un supervendes mundial mentre el seu autor es veia reconegut amb el Premi Nobel de Literatura el 1998. El Nobel José Saramago, qui acaba de publicar una altra obra envoltada de polèmica, ara sobre la figura bíblica del fratricida Caim s’havia negat sistemàticament a vendre els drets de la seva novel•la per fer-ne una pel•lícula fins que el productor canadenc Niv Fichman i el també actor, director i guionista canadenc Don McKellar – qui interpreta el paper de lladregot a la pel•lícula – el van convèncer. El resultat ha estat una coproducció canadenca-japonesa-brasilera dirigida per Fernando Meirelles després que aquest ja hagués mostrat les seves inquietuds humanes i socials a través de dos films amb voluntat de discurs i denúncia com Ciudad de Diós (2002) a partir de l’obra homònima de Paulo Lins i El jardinero fiel(2005) a partir d’una peça de John Le Carré.
L’obra de José Saramago és una peça escruixidora sobre el cataclisme provocat per una ceguesa sobtada i incurable que s’estén com una epidèmia i que condueix els anònims habitants d’una ciutat inconcreta en un temps indefinit a una etapa de regressió humana en què la civilització ha estat dissolta i aleshores ressorgeix la bèstia humana i l’animalitat. L’escriptor portuguès fa una paràbola desencisada sobre l’evolució de la humanitat, una al•legoria distòpica sobre el nostre futur a través d’una ceguesa d’alt contingut metafòric per constatar la indiferència humana davant l’abjecció i la barbàrie com sentencia de forma clarivident la protagonista femenina, l’única persona que no ha perdut la visió i, per tant, testimoni tràgic i d’excepció de l’horror i el caos, al final del llibre, Crec que no és que ens quedéssim cecs, sinó que som cecs…cecs que, veient-hi, no hi veuen.
L’adaptació a la gran pantalla és d’alt risc però s’hi manté una sorprenent fidelitat. Es reprodueix l’estructura de l’obra original amb un primer terç en què s’encomana tota la incertesa, la inquietud i l’angoixa d’una malaltia contagiosa a través del muntatge d’històries creuades per presentar el grup protagonista. Després l’obra tanca aquest grup de personatges en un vell manicomi desmanegat per ordre governamental per aïllar-los i en situació de quarantena deplorable enmig de la brutícia i, també, la brutalitat d’un grup de malvats que imposa la seva pròpia llei. I el darrer segment coincideix amb la sortida d’aquesta reclusió per caure en un empresonament molt més gran enmig d’una ciutat desarborada i famolenca.
Els personatges fílmics són idèntics als literaris malgrat que en el cinema aquests éssers anònims i invidents tinguin un rostre determinat, encara que es manté la seva definició a través d’algun tret visible com ara “la dona de les ulleres fosques”. El resultat de treballar amb actors és que s’ha aprofundit la dimensió global i universal d’aquesta cinta de catàstrofes i d’humans conduïts al punt límit de la resistència, inherent a la novel•la, al mostrar un grup heterogeni format per components de diferents ètnies. Si els recurrents i afinats jocs de paraules, cites, proverbis, reflexions, digressions o la ironia i el distanciament d’un narrador omniscient és difícilment traduïble al llenguatge del cinema, el director brasiler intenta donar-li un to original i personal al intentar reproduir aquesta batejada i lletosa ceguera coneguda com a “malaltia blanca” i que afecta a tothom, a través de reflexos lumínics, sobreimpressions, ombres tintinejants, siluetes difuminades, i una blancor que sovint inunda la pantalla. Ens trobem, doncs, davant una realització ampul•losa, sofisticada, i grandiloqüent que a vegades cau en el ridícul, com en el comportament del cap dels malvats, o en l’èmfasi pesat, cas de la veu en off corresponent al “vell de la bena negra”, convertit en una mena d’oracle de força profètica assumint d’alguna manera la veu de Saramago. Però plenament convincent al traduir en imatges la lluita per la supervivència i la dignitat enmig de la ignomínia.

Autobiogràfia

El jove Saramago — Fotografia Extreta de la Fundació Saramago—

El jove Saramago — Fotografia Extreta de la Fundació Saramago—

Nací en una familia de campesinos sin tierras, en Azinhaga, una pequeña población situada en la provincia de Ribatejo, en el margen derecho del río Almonda, a unos cien kilómetros al nordeste de Lisboa. Mis padres se llamaban José de Sousa y Maria da Piedade. José de Sousa habría sido mi nombre si el funcionario del Registro Civil, por iniciativa propia, no lo hubiese añadido el apodo por el que mi padre era conocido en la aldea: Saramago. (Cabe esclarecer que saramago es una planta herbácea espontánea, cuyas hojas, en aquellos tiempos, en épocas de carencia servían como alimento en la cocina de los pobres). Fue a los siete años, cuando tuve que presentar en la escuela primaria un documento de identificación, que se vino a saber que mi nombre completo era José de Sousa Saramago… Pero no fue éste el único problema de identidad que me fue concedido al nacer. Aunque había venido al mundo el día 16 de Noviembre de 1922, mis documentos oficiales dicen que nacía dos días después, el 18: fue gracias a este pequeño fraude que la familia pudo escapar del pago de una multa por no declarar el nacimiento en el plazo legal.

Tal vez por haber participado en la Guerra Mundial, en Francia, como soldado de artillería y haber conocido otros ambientes, diferentes a la aldea, mi padre decidió, en 1924, dejar el trabajo del campo y trasladarse con la familia a Lisboa, donde comenzó a ejercer la profesión de policía de seguridad pública, lo que no exigía más “habilidades literarias” (expresión común entonces…) que leer, escribir y contar. Pocos meses después de habernos instalado en la capital, moriría mi hermano Francisco, que era dos años más viejo que yo. Aunque las condiciones en que vivíamos hubiesen mejorado un poco con la mudanza, nunca llegaríamos a conocer un verdadero desahogo económico. Ya tenía 13 o 14 años cuando nos trasladamos al fin a vivir en una casa (pequeñísima), sólo para nosotros: hasta ahora siempre habíamos vivido en partes de casas, con otras familias. Durante todo este tiempo, y hasta la mayoría de edad, fueron muchos, y frecuentemente prolongados, los periodos en que viví en un pueblo con mis abuelos maternos, Jerónimo Melrinho y Josefa Caixinha.

Fui buen alumno en la escuela primaria: en la segunda clase ya escribía sin errores de ortografía, y la tercera y cuarta clase fueron dadas en un sólo año. Me trasladé después al instituto, donde permanecí dos años, con excelentes notas en primero, bastante menos buenas en segundo,  pero querido por colegas y profesores, al punto de ser elegido (tenía entonces 12 años…) tesorero de la asociación académica… Entretanto, mis padres habían llegado a la conclusión de que, por falta de medios, no podían seguir manteniéndome en el instituto. La única alternativa que se presentaba sería entrar en una escuela de enseñanza profesional, y así fue: durante cinco años aprendí el oficio de cerrajero mecánico. Lo más sorprendente era que el plan de estudios de la escuela, en aquel tiempo, aunque orientado obviamente para formar profesionales técnicos, incluía, además de Francés, una disciplina de Literatura. Como no tenía libros en casa (libros míos, comprados por mí, aunque con dinero prestado de un amigo, sí los pude tener a los 19 años), fueron los libros escolares de Portugués, por su carácter “antológico”, los que me abrieron muchas puertas para el goce literario: aún hoy puedo recitar poemas aprendidos en aquella época distante. Terminado el curso, trabajé durante cerca de dos años como cerrajero mecánico en una oficina de reparación de automóviles. También a esas alturas había comenzado a frecuentar, en los periodos nocturnos de funcionamiento, una biblioteca pública en Lisboa. Y fue así, sin ayudas ni consejos, apenas guiado por la curiosidad y por la voluntad de aprender, que el gusto por la lectura se desenvolvió y pulió.

Continue reading

Saramago a dojo (entrada en part manllevada a la biblioteca de Vic)

Caricatura de José Saramago, a càrrec de Carlin

Caricatura de José Saramago, a càrrec de Carlin

Si antes de cada acción pudiésemos prever todas sus consecuencias, nos pusiésemos a pensar en ellas seriamente, primero en las consecuencias inmediatas, después las probables, más tarde las posibles, luego las imaginables, no llegaríamos siquiera a movernos de donde el primer pensamiento nos hubiera hecho detenernos. Los buenos y los malos resultados de nuestros dichos y obras se van distribuyendo, se supone que de forma bastante equilibrada y uniforme, por todos los días del futuro, incluyendo aquellos, infinitos, en los que ya no estaremos aquí para poder comprobarlo, para congratularnos o para pedir perdón, hay quien dice que eso es la inmortalidad de que tanto se habla.

Assaig sobre la ceguesa José Saramago

Comencem agraint el magnífic treball de la gent que treballa a la biblioteca de Vic, ja que en primer lloc, sense el seu esforç, el meu, en contrapartida, es duplicaria. Manllevem quasi la totalitat d’aquesta entrada a la seva bona feina. Moltes gràcies, Vic (en especial, dedico les meves genuflexions i honors al Robert i a la Matilde, ànimes ben fecundes del bloc del club de lectura).

Si pitgeu aquí trobareu una model per a començar a fer una bona guia de lectura de Saramago

Discurs de Saramago al rebre el Nobel

Bloc de Saramago en el que el Nobel escriu sobre allò que és diví i allò que és humà (tot i declarar-se, per activa i per passiva, un ateu irredempt)

Dos contes del autor: El cuento de la isla desconocida y Embargo

Un conte escrit i narrat pel propi escriptor i narrador:

Una conferència que va donar, el 2005, a L’Havana ,  titulada Pensar, pensar y pensar

Aquí parla de blocs al diari Clarín: Con los blogs se está escribiendo más, pero peor, diu.

Un article: Saramago sobre las críticas: La estupidez no elige entre ciegos y no ciegos”
Los invidentes de EE.UU. piden la retirada de la película porque les trata como “incapaces e incluso como adictos y criminales

I més cosetes més avall, si us interessa i pitgeu:

Continue reading

Club de lectura Obert: Apunteu-vos-hi!

Cartell extret de la Universitat Politècnica de València

Cartell extret de la Universitat Politècnica de València

A partir del dilluns dia 14 de setembre, a les 16.00 de la tarda, ja us podeu apuntar als clubs de lectura de la biblioteca. Recordeu que la inscripció a qualsevol dels clubs  ha de ser presencial i únicament demanem el carnet de la biblioteca per fer-la efectiva. Us posem un tast del que serà el nostre futur immediat, a veure, si us engresquem! Recordeu que les tertúlies seran el segon dimarts de cada mes a les 19:30.

13 d’octubre
Presentació del programa.

10 de novembre
Atreveix-te a pensar de J.M. TERRICABRAS.

15 de desembre
Solaris de S. LEM.

12 de gener
Doctor Pasavento de E. VILA-MATAS .

9 de febrer
Assaig sobre la ceguesa de J. SARAMAGO .

9 de març
Kafka a la platja de H. MURAKAMI .

13 d’abril
Todos los cuentos de C. FERNÁNDEZ CUBAS.

11 de maig
L’Atles furtiu de A. BOSCH.

15 de juny
Una habitació amb vistes de E.M. FORSTER

Avui per encetar la setmana, un microrelat

Bèstia

Bèstia

La importancia de los filósofos

Gonçalo M. Tavares

El filósofo decía que solo los hombres hacían cosas importantes, mientras que los animales solo disponían de acciones insignificantes.
Fue entonces cuando llegó el tigre y devoró al filósofo, confirmando con sus colmillos la teoría anteriormente expuesta.

La nueva generación de novelistas portugueses, me refiero a los que están ahora entre los 30 y los 40 años de edad, tiene en Gonçalo M. Tavares a uno de sus exponentes más cualificados y originales. Autor de una obra sorprendentemente extensa, fruto, en gran parte, de un profundo y minucioso trabajo escondido de la curiosidad del mundo, el autor de O Sr. Valéry, un pequeño libro que estuvo durante muchos meses en mi mesilla de noche, irrumpió en la escena literaria portuguesa armado de una imaginación totalmente inusual y rompiendo todos los lazos con los datos del imaginario corriente, además de ser dueño de un lenguaje muy propio, en que la osadía va de brazo dado con el vernáculo, de tal manera que no será exageración decir, sin ningún desdoro para los excelentes novelistas jóvenes de cuyo talento disfrutamos actualmente, que en la producción novelística nacional hay un antes y un después de Gonçalo M. Tavares. Creo que es el mejor elogio que puedo hacerle. Le vaticiné el Premio Nobel para de aquí a treinta años, o incluso antes, y pienso que voy a acertar. Solo lamento no poder darle un abrazo de felicitaciones cuando eso suceda.

José Saramago (extret del Cuaderno de Saramago)