Magda Revetllat

Un soldado es destinado a una guarnición lejana. Por el camino encuentra a otro militar, mayor que él y destinado allí, le llama desde la distancia y los dos emprenden el camino. Al cabo de los años, será él quien guíe a otro joven soldado hasta la fortificación.

El lugar pasa a ser otro personaje de la obra pues ejerce en sus habitantes una sutil influencia, pues con el tiempo los que son destinados allí pierden el deseo de volver con los suyos y se impregnan del silencio y la soledad del paraje que, a la vez, impregna la novela.

2 comentaris on Un soldado en “El desierto de los tártaros”

  1. Patrícia escrigué:

    El silencio y la soledad me parecen muy hermosos

    Besos

  2. Magda escrigué:

    A mi también, Patricia.

    Bon 2011 guapa :)

Deixa un comentari