Magda Revetllat

.

Una botella proporcionará todo cuanto el poseedor quiera, pero el precio es alto: al morir éste su alma irá al Infierno. La botella siempre se venderá a un precio inferior al comprado de manera que, en algún momento, alguien no podrá desprenderse de ella.

Sin embargo, un marinero la comprará y como último dueño, su destino estará marcado, así se lo advierte el vendedor a lo que él responde:

– De todas maneras, allí terminaría igualmente.

2 comentaris on Un marinero en “El diablo de la botella”

  1. Patrícia escrigué:

    Nunca me cansaré de leer a Stevenson.

    Por cierto, que esta portada es de las que se llevan las miradas. No sé, llama la atención. Inquieta.

  2. Magda escrigué:

    Hola Patricia,

    tienes razón, esa mirada atrae la propia mirada…

    Un saludo!

Deixa un comentari