Magda Revetllat

 

El trabajo de Lorimer consiste en averiguar si las peticiones de cobertura hechas a las compañías aseguradoras, son o no fraudulentas. Así, en sus visitas, de entrada examina la ropa y complementos de la persona que ha cursado la petición, si la ropa es a medida, de gama alta o sencillamente comprada en cualquier sitio. Graba las conversaciones telefónicas que puedan tener riesgos de amenaza, colecciona antiguos cascos de guerreros olvidados y se compadece del perro de su vecina, que va a ser llevado al veterinario para su sacrificio.

Un personaje en el que casi toda la acción es mental, interior, y con él entramos en un mundo de estrategias, dentro y fuera del campo de los negocios.

Tags:

2 comentaris on Armadillo, de William Boyd

  1. Igor escrigué:

    Sabes, muchas veces he pensado en la excusa plausible para encontrar algo/alguien que pudiera ofrecer una visión (crítica) de nuestra sociedad. El que investiga siniestros es la figura. Tiene buena pinta.

  2. Magda escrigué:

    El libro es magnífico, por la parte profesional del personaje, la observación que hace, y por la parte humana, su afición de comprar cascos antiguos, carísimos, pero él se lo puede permitir, el perro al que adopta…

    A veces reflexiono sobre la inutilidad de leer sobre vidas inexistentes, pero al leer “Armadillo” no lo pensé en absoluto, el perfil psicológico de los personajes es genial, incluido el del jefe del protagonista.

    Un saludo!

Deixa un comentari