Esta es la historia de Madre  la computadora central de la nave comercial Nostromo que es programada para traicionar a la tripulación por Ash, el Androide científico. El gato Jonecy es el único que sobrevive junto a la teniente Ripley. El huésped es el pobre Kane y el ser monstruoso, como no, es Alien. 

 

¡Ah! Que os acordabais del bicho pero no del argumento.  Bueno, si tenéis oportunidad por favor,  volved a verla. Y entonces, tal vez os preguntéis ¿Por qué las buenas películas de ciencia ficción son tan absorbentes?

 

Tenemos tanta fe en la ciencia que todo nos parece posible. Y con un buen argumento, hasta nos parece plausible que una chica que hiberna con su gato se despierte en el planeta equivocado. Que a pesar de ser la única con dos dedos de frente todo el mundo pase de ella y que acabe haciendo uso de toda su sangre fría para echar de la nave al octavo pasajero. 

 

Las buenas películas de ciencia-ficción consiguen que nos creamos cualquier posibilidad y que así vivamos experiencias increíbles.

 

 

EN EL ESPACIO NADIE PUEDE OÍR TUS GRITOS

Alien, dirigida por Ridley Scott (1979)

 

 

En la Wikipedia encontraréis documentadas algunas curiosidades sobre la película como ésta:

 

“El guión original fue escrito por Dan O’Bannon, se titulaba Star Beast (Bestia estelar) y tiene varias diferencias con la obra final. La primera diferencia consiste en que,  originalmente, la nave se iba a llamar Snark, como una criatura fantástica de Lewis Carroll (“La caza del Snark”), luego se cambió por Nostromo como la obra de Joseph Conrad. “

 

Um, ya decía yo que ese guión tenía algo maravilloso. Aunque se hagan modificaciones, cierto aroma Lewis Carrolliano se hace notar.

Tags: ,

Deixa un comentari