Magda Revetllat

 

A menudo había pensado que todos los anuncios exageran para que el producto se venda más: cremas de belleza, vitaminas… ¿Quién habría imaginado que uno fuera verdad?

A Nati, mi mujer, le gustaba tener el cabello muy arreglado, a todas horas, y a mí me gustaba ver esas cascadas de color castaño desbordándose por los hombros y la espalda. Sus amigas a menudo le elogiaban el cabello. 

Todo empezó cuando salió aquel nuevo champú: ¿recuerdas aquel que dice el anuncio que está hecho de las esencias salvajes de algas de algún paraje exótico? Sí, aquel que se ve el fondo del mar y los peces y corales y la frase aquella, tan sugerente, sobre el poder de estas esencias para tener un cabello sedoso y bonito. Pues fue así que de día en día, se pasaba más tiempo en el baño, incluso llegaba tarde al trabajo algo muy extraño en ella.

Una noche me desperté solo en la cama, la llamé pero no contestó. Fuí por el piso oscuro y oí un chapoteo, llamé a la puerta del baño y me dí cuenta que estaba entreabierta…

Y aquí estoy, en las Miti-Miwili, un lugar idílico por si lo quieres visitar. Finalmente localicé la agencia que había hecho el anuncio, me dijeron que lo habían filmado aquí. La noche que entré en el baño estuve a tiempo de ver como Nati desapareciía por el agua de la bañera, aunque a ella no la ví, sólo pude ver una cola larga, llena de escamas, que se sumergía.

Y es que, como decía el anuncio de champú, las esencias exóticas te convertirán en una bella sirena y podrás disfrutar de una larga cabellera para peinar cerca del mar…

Los nativos ya están acostumbrados a ver alguna de su especie, a mi -en su idioma- me llaman com al macho de la sirena, el tritón.

No está mal esta vida, tengo una barca, pesco, y de vez en cuando ella asoma su cabecita y yo acaricio sus rizos y, con una sonrisa, vuelve a sumergirse en el mar.

 

® Magda Revetllat

Tags:

1 comentari on PUBLICIDAD NO-ENGAÑOSA

  1. Patrícia escrigué:

    ¿Y si cambiamos el champú por el gel de los limones del Caribe, también funciona? ¡Mejor! Aquel otro que te hace gemir. Y para los chicos Axe, of course!

Deixa un comentari